lunes, febrero 28, 2011

I Dreamed About a Place



Nada, que no tuve tiempo de hacer ni una sola foto de la calçotada y cuando estabamos en ello me fue imposible con las manos llenas de ceniza. Así que he buscado una foto del blanquito que por allí andaba. Que rápidos pasan los momentos buenos.

El sábado todo salió tan bien, todo fue perfecto. Hizo un día precioso, de primavera, me pasé la mañana con los preparativos después del paseo mañanero con el toby, que no paró de dar vueltas alrededor mío con alguna incursión al sofá que le encanta. Y todo salió a pedir de boca. Que cosa tan rica los calçots. Y tan fácil de hacer, unos minutillos en la parrilla, un ratito envuelto en periódicos, lo de la teja me fue imposible de conseguir. Y después que cosa tan exquisita, son muy suaves y tienen un sabor especial. Además había leído que se toman con cava y la combinación es una delicia. Estar con la copita y las burbujas y las cenizas dentro del vaso y las manos negras, el mentón chorreando aceite, siempre he pensado que para disfrutar de la comida hay que pringarse. El lado pringue total me encantó aunque está claro que las calçotadas han de ser eventos de puertas afuera, eso o forrar el suelo de periódicos o hacerlos en el horno sino. Pero por suerte hizo el primer sábado primaveral del año y pudimos estar fuera todo el día prácticamente. Repetiré seguro.

Pero llevo todo el finde con una nube insistente en la cabeza, que frágil es todo.

Este finde he visto "Qué fue de jorge sanz". Con St como en los viejos tiempos. No me gusta ver sola series de risa. He llorado de risa, yo lloro de risa muchas veces, no es algo excepcional, pero es que hacía tanto que no lloraba de risa, me he dado cuenta este finde. Y me he emocionado también con cosas que sólo me dicen algo a mi, por ejemplo con ese plano tan largo del capítulo cuarto con mi torre circular de fondo. O con un NH que tiene las alfombras más mullidas que las del congreso de los diputados. O porque sale el brillante donde st y yo nos tomamos nuestro bocadillo de calamares siempre que viene. He llorado de risa con la escena del prada, y con esos actores que salen y hacen de ellos mismos. Creo que es una serie algo generacional, no se, pero creo que es una serie para la gente que tiene la misma edad que jorge sanz y se agradece porque cuando empiezas a llegar a los 40 te das cuenta que ya no eres joven pero tampoco eres mayor y es como si no encajaras en ninguna parte. Y de repente llega Jorge Sanz con su orzuelo y te pasas 3 horas llorando de risa. Y es que son tantas cosas, por ejemplo esa escena en la barceloneta con su hijo y esa conversación sobre los chuches. Y sin ese representante, Amadeo la serie sería la mitad de divertida. Si hasta sale el queso de Burgos, que no se ve la marca, pero espero que fuera de Angulo. Y me acuerdo de la que se montó con el rodaje de amantes y de mis amigas de Soria. A todas nos gustaba Jorge Sanz. En fin, que me he reído como nunca, como cuando tenía veintialguno y veía películas que me hacían reír un montón, como ver los mejores años de nuestra vida en verano y volver a creer que se puede volver a los mejores veranos de la juventud.



I had a thought while i was sleeping
And i dreamed about a place for us to rest
Eternity under the old oak tree
But i go too far i guess
Maybe i'll think about tomorrow
And maybe i can get her to stay that long

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jejeje, el jodío no se dejó fotografiar haciendo el pino. Lo pasé taaaaaannn bien, que hay que repetir ya mismo. besos
susana

Viola Tricolor dijo...

Nada su, que no estaba por la labor. es para dejarnos mal, la foto no está trucada. Un besote.