viernes, noviembre 13, 2009

Jueves tantín

Los conciertos de ayer estuvieron bien, mal, bastante mal y maravillosa, increiblemente bien. Irene Tremblay, antes Aroah, estuvo bastante bien, tiene una voz muy bonita y pronuncia muy bien el inglés. Canta y toca la guitarra española, le acompañaron un bajista (creo que la vimos sentada y me tapaba una columna) y otro guitarrista (como ando es que ahora no me acuerdo bien). El caso es que me gustó pero le faltó algo, tal vez sean sus canciones, tal vez que hubo momentos en los que cantó tan bien que el resto quedaba más deslucido. Me gustó mucho su última canción, en español, en la que recita las frases muy rápido. También otra canción que dijo que era nueva y que a ella le gustaba mucho, a mi me encantó.

El ex Herman Düne, Stanley Brinks and friends fue un rollo de concierto, podian resultar digamos entretenidos...divertidos…pero a la tercera canción ya estaba deseando que terminara. Si no hubiera visto a Stanley en su etapa de los Herman Düne puede que no me hubiera parecido tan mal concierto o que me hubiera dado igual, pero después de haber visto ya lo que es capaz de hacer ese hombre pues como que lo de ayer me pareció hasta un poco tomadura de pelo, porque ayer escuchando el disco no me parezca nada del otro mundo aunque no esta mal, pero lo de anoche es que fue demasiado informal, improvisado, o que andaban algo beodos, no se, en fin que menos mal que después vino Damien Jurado para compensar. Que maravilla de hombre, a mi me recuerda a esos chicos grandotes del cole, que crecen más deprisa que los demás, que tienen cara de buena persona y que lo son, y que defienden a los más pequeños de los abusones, es de esas personas que inspiran ternura, que parecen muy humildes, ese tipo de artistas que no se acaba de creer lo que es capaz de transmitir a la gente y que da las gracias casi con vergüenza. El concierto de ayer se pareció más a la primera vez que le vi, mejor él solo con la guitarra que con banda, como la ultima vez que me gustó pero me emocionó dos veces. Así canta mejor, cierra los ojos y una canción tras otra, porque sus canciones son más bien cortas, muy intensas, con letras tristes, que cuentan historias que se entienden muy bien porque pronuncia muy clarito. Y cuando ya le sale el chorro de voz, ayer en un par de ocasiones, es de pelos de punta. Toco ya sus bien conocidas canciones, ayer me fije en Everything trying de su ultimo disco, con ese final precioso.


I'd call you now to tell you I'm thinking of you
But it does me no good when the phone is just blocking my view
And I would sail back to you
And I would sail back to you

And I would come back and admit that it wasn't your fault
But I'm tired and unwilling to be the only one who was wrong
And I would sail back to you
And I would sail back to you
And I would sail back to you

I'll be sailing on your deep blue eyes...

3 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Una vez más, compa Viola, crónica de conciertos de esa gente a la que no conozco ni de oídas. No sé si me da más vergüenza que rabia, o más rabia que vergüenza, pero es lo que hay. Y no hay mucho tiempo para ponerse las pilas. En fin, se hará lo que buenamente se pueda; y, en cualquier caso, tú sigue disfrutándolos...

Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

su dijo...

ME alegro nena! lo tienes que estar pasando muy requetebién. Me ha hecho gracia lo que dices de Irene Tremblay porque yo conozco mucho a su hermana y es que son medio americanas, así que por eso pronuncia tan bien el inglés, jeje, ése es de hecho su apellido real.
Qué ganas de verte!
besos

Viola Tricolor dijo...

No te extrañe Manuel porque de los 14 grupos que he visto estos días conocer conocer conocía a 2, a otros de oídas, de la mitad ni idea. Es lo que me atrae del tanned, descubrir grupos a través de sus directos. Y no merece la pena tener rabia por algo así :p

No sabía que era ese su apellido de verdad ni que conocieras a su hermana claro :)

Besos a los dos